Dioses del México Antiguo

imagen principal

Dioses del México Antiguo es un proyecto de Crowfunding, es un libro ilustrado, es una visión épica de los los dioses Mexicanos, un homenaje a las leyendas que se encuentran en nuestras raíces, una visión dinámica de esos relatos llenos de misterio que provocan fascinación.

c34c9f05f24833eef5a30f087dfcf7f3977c88f3

Es una búsqueda por encontrar a esos seres que crearon y dieron forma al mundo, es esa búsqueda por la magia que dio vida al México antiguo y que no ha desaparecido.

La inspiración viene de grandes maestros en la ilustración como Frank Frazetta, las obras se forman en una técnica mixta de manipulación digital, tomando como base las descripciones que se encuentran disponibles en variadas fuentes de información.

29f32f18f6352a7f137cf95f667339f602c5c407

Te invitamos a descubrir este proyecto, comparte, habla de el para que pueda realizarse.

https://fondeadora.mx/projects/dioses-del-mexico-antiguo

 

 

Encuentran en una concha de mejillón el grabado más antiguo, de 500.000 años

Demuestra que el ‘Homo erectus’ ya hacía arte

7236930-11112672

Joordens sostiene una concha abierta mediante una perforación. Imagen: . (Photo: Henk Caspers. Fuente: Naturalis.

 

Científicos holandeses han descubierto, en una concha de mejillón de hace medio millón de años conservada en un museo, un grabado que demuestra que el ‘Homo erectus’ no sólo utilizaba estas conchas como herramientas, sino que también hacían arte con ellas. La concha procede de la isla de Java, y es muy anterior a otras obras similares de hace 100.000 años, realizadas por el ‘Homo sapiens’.

El Homo erectus de la isla de Java (Indonesia) ya utilizaba conchas de mejillones de agua dulce como herramientas hace medio millón de años, y como lienzo para grabados. Un equipo internacional de investigadores, dirigido por la arqueóloga José Joordens de la Universidad de Leiden (Países Bajos), publicó este descubrimiento ayer en la revista Nature. El descubrimiento proporciona nuevos conocimientos sobre la evolución del comportamiento humano.

“Hasta este descubrimiento, se asumía que grabados comparables sólo habían sido hechos por los humanos modernos –Homo sapiens– en África, a partir de hace unos 100.000 años”, señala Joordens, investigadora de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden, en la nota de prensa de ésta.

Un equipo de 21 investigadores estudió cientos de conchas fósiles del yacimiento de Homo erectus Trinil, en la isla de Java. Las conchas son parte de la Colección Dubois, conservadas en el Centro de Biodiversidad Naturalis de Leiden. Las conchas fueron excavadas a finales del siglo XIX por el médico e investigador holandés Eugène Dubois, descubridor del Pithecanthropus erectus – ahora conocido como Homo erectus.

7236930-11112671

La concha con el grabado en zigzag, procedente de Java. Imagen: Wim Lustenhouwer. Fuente: Universidad VU

 

Sorpresa

El descubrimiento de un patrón geométrico grabado en una de las conchas fue una sorpresa total. El patrón de zigzag, que sólo se puede ver con iluminación oblicua, es claramente anterior a los procesos de meteorización en la concha que provoca la fosilización. El estudio ha excluido la posibilidad de que el patrón pudiera haber sido causado por animales o por procesos de meteorización naturales y muestra que el patrón de zigzag es obra delHomo erectus.

Mediante la aplicación de dos métodos de datación, investigadores de la Universidad VU (Vrije Universiteit) de Amsterdam y de la Universidad de Wageningen, ambas en los Países Bajos, han determinado que la concha con el grabado tiene como poco 430.000 años y como mucho 540.000. Esto significa que el grabado es al menos cuatro veces más viejos que los grabados más antiguos conocidos hasta ahora, que se encuentran en África.

Habilidad

“Es fantástico que esta concha grabada se haya descubierto en una colección de museo en la que ha estado durante más de cien años. Me imagino que la gente puede preguntarse si esto puede ser visto como una forma temprana de arte”, apunta Wil Roebroeks, profesor de Arqueología del Paleolítico en la Universidad de Leiden.

Él fue capaz de financiar esta investigación a largo plazo con su premio NWO Spinoza, el más prestigioso en ciencia de Países Bajos. “En este momento no tenemos ninguna pista sobre el significado o propósito de este grabado”, reconoce.

La investigación ha demostrado que los primeros casi-humanos tenían mucha habilidad para abrir estos grandes mejillones de agua dulce: perforaban un agujero a través de la cáscara utilizando un objeto punzante, posiblemente un diente de tiburón, exactamente en el punto donde el músculo mantiene a la concha cerrada.

“La precisión con la que trabajaban estos primeros humanos indica una gran destreza y un conocimiento detallado de la anatomía de los moluscos”, explica Frank Wesselingh, investigador y experto en conchas fósiles en Naturalis. Los moluscos se los comían y las cáscaras vacías eran utilizadas para la fabricación de herramientas, como cuchillos.

Este descubrimiento arroja nueva e inesperada luz sobre las aptitudes y el comportamiento del Homo erectus, e indica que Asia es un área prometedora y, hasta el momento, relativamente inexplorada, en la que encontrar fascinantes restos arquiológicos.

La cáscara con el grabado humana más antiguo conocido estará en exhibición en el museo Naturalis a partir de hoy.

Tendencias 21

Princesa Kaguya, una producción del estudio Ghibli

Cada fragmento de filme que logramos ver de la producción la princesa Kaguya del estudio Ghibli nos hace desear que estuviera en exhibicion en las salas de cine para ayer.

El cuento de la princesa Kaguya está basado el cuento japonés el cortador de bambú en el cual un cortador de bambú descubre a una pequeño niña en una vara de bambú, cuando la niña crece con una gran belleza, numerosos candidatos se acercan buscando su mano para casarse, esta película esta co-escrita y dirigida por Isao Takahaka, quien también dirigió la Tumba de las luciernagas.

Atención, los nuevos lectores para clonar tarjetas son casi indetectables

 

portadaNo solo las tecnologías de consumo como los smartphones avanzan a pasos agigantados. Las tecnologías criminales mejoran a un ritmo igualmente notable, y el mejor ejemplo son los lectores que se utilizan para copiar tarjetas a los usuarios desprevenidos de cajeros automáticos. No solo son prácticamente invisibles, sino que su batería les permite mantener su actividad criminal durante mucho más tiempo.

1

El blog Krebs on Security ha hecho un repaso a los modelos más recientes de estos dispositivos que han aparecido en cajeros automáticos en lo que va de año. Antes, los sistemas para clonar tarjetas ilegalmente eran aparatosos, y se instalaban sobre la propia ranura del cajero tratando de imitar su aspecto. Sin embargo, los nuevos modelos son extremadamente finos y se insertan en la ranura original del cajero hasta quedar prácticamente fuera de la vista salvo para un observador experimentado.

2

Según el European ATM Security Team, estos dispositivos para robar números de tarjeta son cada vez más difíciles de detectar. Para rematar, algunos de ellos funcionan en conjunción con una pequeña cámara activada mediante una batería de smartphone y montada sobre una pequeña estructura que queda disimulada sobre el teclado. Mientras el lector copia nuestro número de tarjeta, la cámara registra el pin que marcamos. Ambos datos son enviados directamente a un smartphone cercano.

3

Otros los lectores para copiar tarjetas sobresalen un poco de la ranura, pero están confeccionados en plástico transparente de manera que parecen formar parte del cajero. De momento, el único método para prevenir que nuestra tarjeta sea copiada (aparte de no utilizar cajeros automáticos) es revisar con atención la máquina en la que vamos a efectuar una operación y, si hay algo que nos resulte extraño, desistir de hacerlo.

Gizmodo