Niña de 8 años recibe regalos de los cuervos

_81210315_gabiwithbirds624

Muchas personas aman las aves en su jardín, pero es raro que esa afección sea retribuida, una niñea Seattle tiene más suerte que el resto, alimenta a los cuervos en su jardín….y le llevan regalos por ello.

Gabi Mann de 8 años tiene un pequeño contenedor sobre su comedor, y lo abre con un clic, esta es su más preciada colección.

“Puedes ver acercarte para ver” ella dice “pero no toques”, es una advertencia que seguramente ha practicado co su hermano menor, aunque se ríe después de decirlo, ella esta feliz de tener audiencia.

Dentro de la caja hay hay lineas de pequeños objetos en bolsas de plástico claras, una etiqueta dice, “Mesa Negra en el alimentador 2:30pm 09 Nov 2014 ” dentro hay una bilbo de luz roto, otra bolsa contiene pequeñas piezas de vidrio cafe alisado por el mar, “vidrio color cerveza” como lo describe Gabi.

Cada objeto esta envuelto individualmente y categorizado, Gabi saca un cierre negro de una bolsa etiquetada y la levanta “las mantenemos en las mejores condiciones que podemos,” ella dice antes de explicar que este objeto es uno de sus favoritos.

Hay una pequeña bola plateada, un botón negro, un clip azul, una cuenta amarilla, una pieza desgastada de hule espuma, una pieza lego azul, y la lista sigue, muchos están gastados y sucios, es una extraña reunion de objetos para que una niña atesore, pero para Gabi estas cosas son más valiosas que el oro.

_81210316_gifts-purple-624 _81210317_gifts-in-boxes-624

Ella no reunió esta colección, cada objeto le fue dado, por sus cuervos.

Levanta y nos muestra un corazón perlado, es su más preciado regalo, “demuestra lo mucho que me aman”

La relación de Gabi con sus cuervos vecinos comenzó accidentalmente en el 2011, tenía 4 años de edad, y era propensa a tirar comida, al salir del auto dejo caer un nugget de pollo de su regazo, y un cuervo se apresuraría a recogerlo, pronto los cuervos le estaban poniendo atención, en espera de un bocado.

Mientras crecía ella recompensó su atención, al compartir su almuerzo escolar camino a la parada de autobus, su hermano se le unió, pronto lo cuervos hacían fila pasado mediodía para recibir a Gabi del autobús, esperando otra sesión de comida.

A la madre de Gabi no le importaba que los cuervos consumieran la mayor parte de los almuerzos que preparaba, “me gusta que amen a los animales y estén dispuestos a compartir” ella dice, mientras admite que nunca notó a los cuervos hasta que su hija mostró interés en ellos “fue una especia de transformación, nunca pensé en aves”.

En el 2013 Gabi y Lisa comenzaron a afrecerles comida como parte de un ritual diario, en lugar de hacerlo de tiempo en tiempo.

Cada mañana ellas llenaban la fuente para aves con agua fresca y cubrían el alimentador de aves con cacahuates, mientras que Gabi arrojaba comida para perros en el césped, mientras lo hacían los cuervos se reunían en las lineas telefónicas mientras les graznaban fuertemente a ellas.

fue después de que adoptaron esta rutina que los regalos comenzaron a aparecer.

los cuervos limpiarían los alimentadores de cacahuates dejando pequeños fragmentos brillantes en la bandeja, un arete, una piedra pulida, no había un patrón, los regalos aparecías esporádicamente, cualquier cosa brillante y lo suficientemente pequeña para caber en el pico de un cuervo.

Una ocasión fue una pequeña pieza de metal con la palabra “mejor” impresa en ella, “no se si ellos aun tiene la parte que dice amigo” Gabi ríe, emocionada por la idea de u cuervo usando un collar que se complementara.

Cuando ves la colección de Gabi, es difícil no desear por unos cuervos propios tan generosos.

“Si quieres formar una especie de vínculo con un cuervo se consistente a la hora de recompensarlos” nos aconseja John Marzluff, profesor de ciencia de la vida salvaje en la Universidad de Washington, el se especializa en aves, particularmente cuervos.

_81210318_crowonfeeder-624

¿Qué comida es la mejor? “unos cacahuates en su vaina” el dice “es comida altamente energética… y hace ruido cuando la arrojas al piso, así que ellos lo escuchan y se habitúan rápidamente a tu rutina.”

Marzluff y su colega Mark Miller, hicieron un estudio de cuervos y la gente que los alimentaba, encontraron que las personas y los cuervos forman una relación muy especial, “definitivamente se esta sucediendo comunicación de dos vías aquí” Dice Marzluff, “entienden mutuamente las señales”.

Las aves se comunican en la forma de volar, que tan cercano caminan, y donde se sientan, el humano aprende su lenguaje y los cuervos aprenden las posturas y los patrones de sus alimentadores, comienzan a conocerse mutuamente, algunas veces dejan un regalo.

Pero un regalo de un cuervo no es garantizado “no puedo decir que ellos siempre darán regalos” admite Marzluff, al no recibir nunca regalos personalmente, “pero he visto muchas desastrosas cosas que le han traído a la gente”.

No todos los cuervos entregan objetos brillantes, algunas veces ellos dan la clase de regalo que “darían a su pareja”, dice Marzluff, “alimento de cortejo, por ejemplo, a algunos les llegarán regalos como polluelos muertos que el cuervo trae”

_81210319_birdbath624

Gabi ha recibido algunos objetos poco placenteros que su madre ha tirado, una pinza de cangrejo podrida por ejemplo.

Gabi apunta a muy oxidado tornillo que prefiere no tocar, esta etiquetado como “tercer favorito” le preguntamos por que un objeto intocable es uno de sus favoritos a lo que responde “no ves a un cuervo llevando un tornillo, amenos de que este tratando de construir su casa”

Lisa, la madre de Gabi, fotografía regularmente a los cuervos y registra su comportamiento e interacciones, su más sorprendente regalo lo recibió hace algunas semanas, cuando perdió la tapa del lente de su cámara en un callejón cercano mientras fotografiaba a un águila calva que hacía círculos por el vecindario.

_81210320_gabiyoungwithlisa624

Ella ni siquiera tuvo que buscarla, estaba justo a la orilla del baño de aves.

¿Lo habían regresado los cuervos? Lisa entro a su computadora y revisó la ave-cámara, ahí estaba el cuervo sospechoso, “puedes verle traerlo al patio, caminar al baño para aves, y de hecho pasar tiempo enjuagando la tapa del lente”.

“estoy segura de que fue intencional” ella sonríe, “nos miran todo el tiempo, estoy segura de que saben que lo perdí, y seguro decidieron que querían regresarlo.”

BBC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s