Confirman la existencia de una población humana desconocida

craneo--644x680_123456789_0000.jpg_1718483346
Un reciente estudio realizado por expertos del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague y de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, revelaron que el ADN de restos fósiles de un europeo que vivió hace 36 mil años, apunta la existencia de una población humana desconocida.

Un nuevo estudio del ADN recuperado de los restos fósiles de uno de los primeros europeos conocidos (un hombre que vivió hace 36 mil años en Kostenki, al oeste de Rusia) reveló que la ascendencia genética de los primeros habitantes de Europa logró sobrevivir al último máximo glacial, el punto álgido de la última Edad de Hielo.

El mismo ADN, además, aportó pruebas de la existencia de una población hasta ahora desconocida que, hace más de 36 mil años, se topó brevemente con los antepasados y desapareció después sin dejar rastro.

En el análisis se comprobó un período más preciso en el que humanos modernos y neandertales (que poblaban Europa cuando los primeros llegaron) pudieron cruzarse.

La investigación a cargo del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague e investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) recabó evidencias sobre el contacto temprano entre los grupos de cazadores-recolectores de Europa y los de Oriente Medio que después desarrollaron la agricultura y la extendieron por todo el Viejo Continente hace unos ocho mil años, transformando el «pool» genético de los europeos.

Otros expertos han afirmado que las teorías más extendidas, las poblaciones euroasiáticas se separaron por lo menos en tres grandes grupos hace alrededor de 36 mil años: los euroasiáticos occidentales, los orientales y un tercer y misterioso linaje cuyos descendientes habrían desarrollado las características únicas de la mayoría de los pueblos no africanos, aunque no antes de haberse cruzado con los neandertales.

Una población desconocida

En el genoma de Kostenki, se encontró un pequeño elemento genético que comparte la gente que en la actualidad vive en Oriente Medio y que también estaba presente en los grupos de agricultores que llegaron a Europa, hace unos 8 mil años, para mezclarse con los cazadores-recolectores. Este contacto tan temprano resulta sorprendente, y encierra las primeras pistas sobre un tercer y misterioso linaje desconocido y que podría ser tanto o incluso más antiguo que las otras líneas genéticas principales de Eurasia.

telesur

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s