Los enjambres de moscas revelan algo profundo acerca del cerebro humano

ft9kpv1hevtnkqswqrba

Pensamos en nuestros cerebros como un sólo órganismo unificado, pero una nueva serie de experimentos humanos con moscas revelan que ciertas células cerebrales en estos insectos responde exclusivamente a comportamientos en grupo, y esto lleva a una pregunta interesante, ¿las células cerebrales evolucionaron para pensar utilizando un símil a la sabiduría de los enjambres de moscas?

 

Ed Yong (un escritor sobre ciencia británico) habla sobre estos experimentos y sus implicaciones:

El escribe:

A través de una serie impresionante de experimentos, involucrando  smorgasbord (una serie de platillos suecos), nos mostró que las moscas pueden huir volando colectivamente de un mal olor más rápido de lo que un individuo puede por si mismo, cada mosca individualmente  es repelida ligeramente por el olor, pero juntas huyen casi de inmediato, incluso moscas mutantes que no pueden sentir olor pueden escapar si están en presencia de sus pares que si pueden sentir el olor.

“Es un escenario familiar a cualquier habitante de la ciudad ” dice Leslie Vosshall de la Universidad Rockefeller, quien estudia los sentidos y los sistemas nerviosos de los insectos, “la multitudes responden distinto de los individuos, por que la información puede fluir a través del grupo y al mismo tiempo le impulsa a actuar, resulta que las moscas son exactamente como la gente en este asunto”.

Durante estos experimentos Ramdya aisló una serie de neuronas, o células nerviosas, que son responsables del comportamiento de “multitud” de las moscas, estas neuronas en el cerebro de las moscas son activadas por el roce de las patas de los insectos, esa es la forma en que comunican el mensaje de “huir del mal olor”, al rozarse unas con otras, así que podemos decir que Ramdya y su equipo aisló un grupo de células que perciben las multitudes.

Ramdya y su equipo encontraron que podrían guiar moscas individuales al duplicar los ligeros toques que desencadenaban el comportamiento de multitud, simplemente tocar no tiene ningún efecto tiene que tocar precisamente las neuronas necesarias usando un instrumento que crearon para este fin y que da un toque bastante localizado y suave.

Las implicaciones de este descubrimiento destaca Young son sorprendentes:

Un pokes similar se desarrolla en tu cabeza, los 86 mil millones de neuronas en el cerebro humano por si mismas están en un proceso de no pensamiento, e interactuar con sus vecinas de acuerdo a unas reglas bastantes simples, pero juntas, pueden aterrizar naves en cometas errantes, trabajar con increíble belleza, y revelar el comportamiento colectivo de otras criaturas.

Para ponerlo de forma más humilde, las operaciones de tu cerebro tal vez no sean más impresionantes que un enjambre de moscas.

i09

Dieciséis días para encontrar la materia oscura

7305012-11235457

La ESA anuncia que su telescopio XMM-Newton rastreará la galaxia Draco en busca de nuevos indicios de esta elusiva materia

El pasado febrero se publicó el hallazgo, por parte del telescopio de la ESA XMM-Newton de la ESA, de un indicio de materia oscura en el centro de nuestra galaxia. En 2015, este telescopio buscará de nuevo materia oscura. Lo hará durante 16 días. Su objetivo: la galaxia vecina Draco, situada unos 260.000 años luz de distancia de nosotros.

 

La materia oscura es la más abundante en el universo, y aún así sigue siendo una gran desconocida. Nunca ha sido detectada directamente, pues es por ahora invisible, y de ella solo se sabe que su fuerza de gravedad influye en el resto de objetos del universo.

El telescopio espacial de rayos X de la ESA, XMM-Newton, ha anunciado que uno de sus principales retos para el próximo año será la búsqueda de esta materia con un programa de observación de casi 1.4 millones de segundos.

 

Son en total  16 días -muchísimo tiempo para un observatorio espacial- en que XMM-Newton apuntará a la galaxia vecina Draco, a unos 260.000 años luz de distancia.

El telescopio espacial de rayos X de la ESA sigue así una intrigante pista hallada por él mismo hace unos meses, cuando captó una misteriosa señal que, según los investigadores, podría proceder de un nuevo tipo de partícula de materia oscura.

 

Un telescopio pionero

Este ambicioso nuevo objetivo indica que XMM-Newton ha superado con creces las expectativas puestas en él en su lanzamiento en diciembre de 1999.

Este telescopio estudia procesos hasta hace poco desconocidos para los astrónomos, porque emiten sobre todo un tipo de radiación no detectable desde Tierra -los rayos X-.

Eso ha permitido a XMM-Newton ser pionero en muchas áreas, desde el estudio de los agujeros negros al de las mayores estructuras del universo, los supercúmulos de galaxias.

Pero en su 15 cumpleaños, el equipo científico de XMM-Newton, en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), de la ESA, en Villanueva de la Cañada (Madrid), prefiere mirar al futuro: “XMM-Newton todavía tiene previsto ayudar a resolver muchas preguntas abiertas, desde cómo influyen las estrellas en los planetas que las rodean y en sus posibilidades de albergar vida, o como son los cometas que nos traen información sobre el viento solar, el sistema solar primitivo y el origen de la vida en la tierra, hasta cuestiones fundamentales sobre el Universo mismo, como cuál es la naturaleza de cosmológicas, como la materia oscura”, dice la astrofísica Maria Santos-Lleo (ESAC) en un comunicado de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Búsqueda de candidatos

El programa de búsqueda de materia oscura es uno de los seleccionados de entre las 431 solicitudes presentadas por unos 350 grupos de investigación de más de treinta países, que pedían en total casi seis veces más tiempo del disponible. Sigue habiendo por tanto una gran competencia por acceder a tiempo de observación de XMM-Newton.

El indicio de posible detección de materia oscura por parte de XMM-Newton, publicado originalmente el pasado febrero y casi simultáneamente por dos grupos distintos  ha despertado gran interés en la comunidad, de ahí su seguimiento con el programa actual.

XMM-Newton detectó entonces una señal no atribuible a ningún fenómeno conocido en varios cúmulos de galaxias, en la galaxia M31 y también en el centro de nuestra propia galaxia.

Una posibilidad es que esa enigmática emisión proceda de la desintegración de un tipo exótico de partícula conocida como ‘neutrino estéril’, predicha por la teoría, pero aún no detectada, y considerada candidata a formar la materia oscura. Tal vez el veterano XMM-Newton aclare por fin el misterio.

 

Tendencias 21